Dirás: Que todo lo que tuvo principio tiene un final. Pero...

qué tal con aquellas cosas que nunca tuvieron principio.